Artículos y Notas

 

Un cambio transformador

Volver a Artículos y Notas  

Un cambio transformador

El ambiente

Nosotros los seres humanos interactuamos con el medio ambiente en todo momento.

En nuestro desarrollo como personas agregamos a nuestra herencia el aprendizaje o vivencias que nos brinda la vida en la interacción con la sociedad y el medio, este aprendizaje es mucho más intenso en los primeros años de vida.

De la herencia y el aprendizaje somos lo que somos, pero esto no significa que vamos o debemos  ser como somos para siempre, en la naturaleza podemos comprobar con innumerables ejemplos que el proceso de cambio es continuo.

En un ambiente los colores y el ruido son manifestaciones que inciden sobre la salud del mismo y de nosotros, si el ambiente es ruidoso o con colores de alta temperatura, tirando al rojo, el ambiente no es saludable nos estresa y perdemos la calma. Por el contrario un ambiente de colores con baja temperatura como el verde o el azul nos calman y la calma cura, nos produce por lo tanto salud. Si vivimos rodeados de cemento nos enferma, si vivimos rodeados de naturaleza tenemos más posibilidades de curación.

Dependiendo del ambiente tendremos mayores o menores oportunidades de vivencias o aprendizaje y también de que estos sean favorables para nuestra salud y el crecimiento como personas.

Para esto me voy a referir a ejemplos concretos y fáciles de observar, estos ocurren alrededor nuestro, solo hay que prestar la atención necesaria para comprobarlos y sacar conclusiones, no alcanza solo con observar, a esto hay que agregar siempre una mirada crítica, procurar comprender lo que pasa y porque pasa, sacar conclusiones. Como se dice no es lo mismo mirar que ver y esto último tiene que ver con lo que les deseo transmitir.

Es muy diferente un ambiente donde la diversidad es parte de un equilibrio armónicamente organizado que un ambiente donde a consecuencia de la falta de diversidad prevalecen especies indeseadas sobre el resto desarmonizándolo o poniendo en riesgo, la falta total de diversidad lo convierta en un páramos con muy poca posibilidad de vida, compromete la nuestra y la hace prácticamente imposible, nos extinguiría como especie a nosotros y a nuestros compañeros de ruta, la flora y la fauna. Estos ambientes solo perduran con una importante cuota de intervención humana que los haga viable, o sea un gran esfuerzo de mantenimiento y un importante gasto de energía.

En los ambientes como en los seres humanos el equilibrio y la armonía es fundamental, un cuerpo desarmonizado o la pérdida de equilibrio es sinónimo de enfermedad, por el contrario la armonía o equilibrio en cuerpo y mente favorecen los procesos de sanación y transformación que nos permiten recuperar la salud pedida. En la naturaleza pasa exactamente lo mismo, la falta de diversidad enferma los ambientes, los deteriora y pierden el equilibrio.

Me voy a referir a tres ambientes que nos sirven como ejemplo de lo que la idea que deseo transmitir, si el ambiente sería desierto con solo arena y a lo sumo un oasis con algunas palmeras y algo de agua, salvo en el oasis en el resto no habría prácticamente posibilidades de vida, solo alguna actividad por las noches pero casi nula durante el día.

Si el ambiente fuera un amplio jardín perfectamente diseñado, con un pasto bien cortito, canteros con flores exóticas y algunos árboles acomodados con criterio paisajista, nos produciría un gran placer observarlo por su estética y diseño, pero la falta de diversidad comprometería un equilibrio armónico solo resuelto con la intervención continua del hombre, en este caso la de los jardineros con en el mantenimiento y la compra o renuevo de plantas para cada estación del año

 
Un cambio transformador

Tengo por otro lado jardín muy pequeño de solo 4x4 metros con plantas nativas, las mayoría en macetas y una fuentecita de hormigón armado para incorporar algunas plantas acuáticas, también tengo alguna de estas en baldes de pintura de 20 litros donde junto agua de lluvia para regarlas, intervengo muy poco ya que al hacerlo interrumpo procesos que en el ocurren de la flora y fauna que participa de este lugar, nuestros amigos y soporte de vida.

Si comparamos estos tres ambientes en el  que ocurren mayores posibilidades de vida es en el de 4x4, si además tenemos en cuenta el tamaño de los tres ambientes mencionados, mi afirmación es mucho más contundente debido a la proporcionalidad entre los mismos.

Por lo tanto un ambiente sanador depende mucho de la diversidad y del equilibrio o armonía que logremos con las especies introducidas.

 
Un cambio transformador

Los cambios

Los procesos de cambio son parte de la vida, estos los podemos observar en ambientes muy reducidos que no les prestamos la debida atención, con solo una maceta y una planta nativa alcanza.

En mi pequeño jardín los procesos como estos son muy abundantes y para diferentes especies que acuden a las plantas que me preocupo de promover, la mayoría son plantas nativas, aquellas que son nutricias de las larvas de los diferentes insectos que acuden a las mismas y de las cuales se alimentan. También acuden aves y algunos predadores como algunas especies de avispas y arañas, por mencionar algunos, entre todos logro que no se produzcan desbordes indeseados que afecten algunas especies sobre otras, pero de todas maneras a veces debo intervenir para asegurar alguna especie que deseo conservar, también debo realizar el regado a veces diario en los meses de verano.

Como  conclusión de todo esto puedo afirmar que cuanto menos intervengo mayores son las posibilidades de que estos procesos ocurran y lleguen a su fin, muchos son los casos en donde la intervención humana, o sea la mía, produce daño y como consecuencia el proceso se interrumpe drásticamente.

 
Un cambio transformador

La metamorfosis

Uno de los procesos que mayor llama mi atención y la de muchas personas es el proceso de vida de una mariposa, insecto que con solo observarlo nos produce una mezcla de alegría y asombro, especies vulnerables y frágiles pero que sin embargo luchan por llegar a su adultez y volar con mucha elegancia para deleite de todos nosotros. 

Al ciclo biológico de las mariposas las caracterizan cuatro fases, huevo, larva u oruga, pupa o crisálida y adulto o imago.

Sus formas y colores, sus tipos de vuelo, su contextura, todo tiene que ver con la necesidad de mantenerse como especie, de asegurar su existencia, para esto han desarrollado notables estrategias de defensa.

A través de la composición química del cuerpo pueden llegar a tener concentraciones altas de ciertas toxinas que provienen de las plantas nutricias de las cuales se alimentan sus orugas. Como consecuencia de esto algunas especies secretan sustancias desagradables para sus predadores, a esto le acompaña en otras una coloración de advertencia que lo relaciona con la toxicidad, a esto último le llaman también coloración aposemática.

Otro mecanismo de defensa tiene que ver con su forma de vuelo u horarios en los que lo realizan ya que las luces sobre sus escamas o dibujos de sus alas producen colores con contrastes o reflejos que confunden al predador y lo distraen o inmovilizan, en esto los ocelos de las mariposas tienen una importante participación.

También podemos mencionar el mecanismo de defensa al cual le llaman críptico, por el cual estos insectos en cualquiera de sus fases procura confundirse y pasar desapercibido con el entorno que lo rodea a través de sus formas o colores.

 
Un cambio transformador

La mariposa ovoposita en las plantas que luego le sirven de alimento a sus orugas, para esto realizan a veces largos vuelos detectando la planta muchas veces a distancias importantes.

Una vez que nace la oruga esta se alimenta de la cáscara del huevecillo y luego de su planta hospedadora, en esta realiza varias mudas de piel y cuando el tamaño es el adecuado realiza la última transformándose en una crisálida.

Algunas especies se alimentan de una sola planta y se las llama monófagas, otras en cambio tienen varias especies de plantas de la cual dependen, a estas otras se las denomina polífagas. Su dieta es mayormente las hojas de las plantas pero otras se alimentan de frutos, flores o tallos.

Lo más sorprendente de estos insectos es la transformación de la oruga en crisálida y luego el nacimiento de la mariposa. En el cambio de oruga a crisálida esta licúa todos sus órganos menos el sistema nervioso en un proceso que se le llama histólisis, rápidamente las células van organizando en nuevas estructuras para dar lugar a la nueva mariposa, este proceso se llama histogénesis. El tiempo del cambio o transformación depende de cada especie y de las condiciones del ambiente en cuanto a temperatura o humedad. Hay especies que hibernan para eclosionar en primavera, otras ocurren durante la temporada primavera verano. El tiempo de vida de una mariposa adulta es muy variable y depende de la especie, hay mariposas que viven muy poco tiempo e incluso nacen sin boca o aparato para absorber líquidos o jugos, las espirotrompas, y otras viven varios meses e incluso controlan temperatura corporal, mecanismo que necesitan en sus migraciones, por ejemplo las mariposas del género Danaus, llamadas mariposas Monarcas.

 
Un cambio transformador

Para realizar la crisálida normalmente la oruga la abandona y se coloca en un lugar retirado de la misma, algunas penden de las ramas a través de una seda que secretan, con esta también puede que armen un capullo que a veces le agregan restos de hojas o ramas, y están también las que se entierran varios centímetros y en ese lugar se transforman en crisálida.

Hay orugas que se sociabilizan con otros insectos en casi todo el proceso, por ejemplo en las especies del género Arcoiris, sus orugas poseen órganos tubulares por donde segregan un alimento dulce del cual se alimentan las hormigas. Estas bajan luego de la planta y se introducen en el hormiguero donde las hormigas las cuidan, allí se transforman en crisálida para luego salir cuando eclosionan de la pupa y emprender el fantástico vuelo.

Generalmente  siempre las hormigas realizan el hormiguero cerca de alguna planta para completar el proceso de la mariposa y obtener el alimento del cuerpo de sus larvas.

 El comportamiento de las orugas puede ser en algunos casos gregario, agrupándose unas con otras e incluso resguardándose en telas sedosas que ellas forman, se dice que esto lo hacen para aparentar una especie de tamaño grande y alejar con esta conducta a sus predadores. También es una manera de protegerse en invierno de las inclemencias del tiempo en algunas larvas que luego forman pupa o crisálida en primavera. 

 
Un cambio transformador

Yo he comprobado también que algunas especies hacen sus crisálidas continuas unas con otras, ya sea en el suelo entre la hojarasca o con capullos sedosos unos al lado del otro.

Es muy interesante observar en algunas mariposas que sus larvas u orugas cuando se terminan de comer las hojas, tallos y semillas de su planta hospedadora, pueden llegar a comerse unas con otras, esto no es muy común pero sucede, otras comienzan a peregrinar por el jardín buscando otra planta de la misma especie y es asombroso como la encuentran aunque sea a mucha distancia de la primera.

Las mariposas en todo su transcurso de vida tienen muchas amenazas y sus posibilidad de terminar con éxito su proceso en la naturaleza es de aproximadamente del 10%, en cambio en los mariposarios esta posibilidad se incrementa a casi el 50%. Personalmente cuando me ocupé de criar mariposas he tenido un porcentaje de éxito de casi el 100%, esto lo he realizado para poder estudiar el comportamiento y documentar el mismo con mis fotografías, pero no es lo que hago con habitualidad, me gusta poder verlas en su ambiente natural para lo cual me ocupo de tenerles la mesa servida con sus plantas nutricias y ellas acuden.

En mi pequeño jardín he tenido la satisfacción de observar mariposas que no se registran para la zona donde vivo, estimo que puede ser por varias razones, pero una de ellas seguramente es tener plantas nativas.

 
Un cambio transformador

Para terminar les dejo algunas fábulas y conceptos que contienen parte del relato que les hice.

 “La Fábula de la Recompensa del Esfuerzo”

Un hombre encontró un capullo de una mariposa y lo llevó a su casa para observar a la mariposa cuando saliera del capullo.

Un día notó un pequeño orificio en el capullo, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir. El hombre la vio que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía como que se había atascado.

Entonces el hombre, sintiendo lástima, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera corto al lado del agujero para hacerlo más grande, y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo.

Sin embargo, al salir la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante, las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Jamás logró volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro, no entendió fue que la restricción de la apertura del capullo y el esfuerzo de la mariposa por salir por el diminuto agujero, eran parte natural del proceso que forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que alcanzasen el tamaño y fortaleza requeridos para volar.

Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privado su desarrollo normal.

Moraleja: Si se nos permitiese progresar en todo sin obstáculos, nos convertiríamos en inválidos. No podríamos crecer y ser tan fuertes como podríamos haberlo sido a través del esfuerzo y la constancia.

Cuántas veces hemos querido tomar el camino fácil para salir de dificultades, tomando esas tijeras y recortando el esfuerzo para encontrarnos al final un resultado insatisfactorio, y a veces desastroso.

Los obstáculos en la vida son una prueba que nos brinda la oportunidad de crecer, de ser mejores personas, de lograr capacidades que antes no teníamos, a estos debemos enfrentarlos con valentía y con confianza.

Necesitamos recordar que nunca recibimos más de lo que podemos soportar y que a través de nuestros esfuerzos y caídas, somos fortalecidos así como el oro es refinado con el fuego.

Luchemos entonces y  esforcémonos por alcanzar las metas!

 
Un cambio transformador

Fábula de la oruga que se transformó en mariposa 

Dos orugas eran amigas y pasaban gran parte de su tiempo juntas. Un día una de ellas murió, por lo cual su verdadera y leal compañera, desconsolada de dolor, inició una vigilancia al lado de su cuerpo inmóvil. 
Tras muchos días tristes, la oruga levantó los ojos y se encontró con una mariposa que la miraba fijamente. 
-¿por qué lloras? -Preguntó la mariposa. 
-Porque he perdido a mi amiga –contestó la oruga. 
Entonces desplegando todo su esplendor y belleza la mariposa le dijo: 
-Pero si yo soy tu amiga. 
El milagro de la transformación había convertido a la oruga en un bello ser alado. Su envoltorio corporal se había transformado, pero su alma continuaba siendo la misma, porque la esencia jamás desaparece. 
Esta bella leyenda nos habla de la inmortalidad del espíritu y, a la vez, de la posibilidad de evolución que todos los seres poseemos. Por no comprender ésta ley de la vida, la ley del cambio, muchas veces las transformaciones nos asustan y creemos que una mudanza, una ruptura afectiva, una nueva etapa laboral o la misma muerte, son desgracias que la vida nos impone como castigo. Nada más alejado de la verdad, porque todo final lleva implícito un nuevo comienzo. El propósito de la existencia terrenal es que nos transformemos de orugas a mariposas, y finalmente, nuestro espíritu vuele libre por toda la eternidad. 

 

 

 

Por último les dejo un concepto  de Lao Tse que tiene que ver con todo lo dicho:

“El mejor regalo que le podemos ofrecer al mundo, es nuestra propia transformación.”

Héctor Martín Tabuyo

  Vista 1791 veces.  
 

Comentarios recibidos (5)

  • 06/12/15  10:05:11
    que gran hermosura, felicitaciones por las hermosas fotos y por la información y por toda la información que me brindas , cada vez que expongo una mariposa que tengo suerte en fotografiar ... abrazos.. FELICIDADES
    Ricky Kimmich
  • 17/10/15  12:41:35
    Excelente Héctor! muy interesante, admiro tu pasión y la capacidad de investigación que has tenido. Me gustó mucho y adhiero plenamente a tus conceptos...sin duda la naturaleza es muy sabia y podemos aprender mucho de ella. Gracias!!!
    Julia Nuñez
  • 04/11/14  17:19:55
    Las piedras en el camino son grandes maestros en nuestra vida, abracemos las dificultades y animemosnos a preguntar que traen de enseñanza, que es lo que aún tenemos que aprender. Qué lindo ver en la naturaleza tantos ejemplos que nos ayudan a no bajar los brazos y a confiar y como decía san agustín a esforzarnos como si todo dependiese de nosotros teniendo la certeza que todo depende de su gracia.
    maria mercedes asaad
  • 24/08/14  18:06:00
    Qué enseñanza nos dejás a través de este recorrido por la naturaleza y el estudio tan cuidadoso de las mariposas que venís haciendo desde hace tanto. Todo esto acompañado de hermosas fotografías. // Gracias por lo aprendido. // besos // stella Maris Kippke
    Kippke, Stella Maris
  • 23/08/14  23:58:16
    que hermoso negro, todo, las fotos los comentarios, las fabulas, moralejas y enseñanzas, el final no se porque pero me dio una sensación de paz felicitaciones.
    graciela tabuyo
  
Aquí puedes dejar un comentario: Nombre y Apellido: e-mail (no será publicado): Comentario: Codigo de Seguridad*:
Debes copiar las dos palabras que aparecen en el recuadro.